Volver a Doctrina

Un Modelo de Orden de Culto Puritano

Hoy en día muchas iglesias tienen espectáculos, shows, y otras formas de exhibicionismo en sus reuniones.

Entretienen a la gente pero roban la gloria a Dios. Esto sucede, inclusive, en iglesias que dicen, ser reformadas. A tal degradación han caído algunas mal llamadas iglesias reformadas.

Es tiempo de reformar el culto y eliminar la idolatría de los cultos.

Lo que sigue es un ejemplo del orden de culto de adoración típica de las iglesias puritanas, presbiterianas y pactuales de los siglos XVI y XVII.

Según el puritanismo, los cultos, debían ser simples (llanos, fáciles) y sencillos (certeros, esenciales, precisos, sobrios, escuetos, claros y también modestos). Solamente se aceptaban los elementos que la Palabra de Dios indicaba, no más no menos.

Se rechazaban la pompa y el fausto y no se aceptaba ningún tipo de entretenimientos. Lo central e importante siempre era la santidad a Dios y su gloria a todo precio.


Orden del Culto o Adoración Pública de Dios

El llamamiento a la adoración

(Se lee unos versos de un Salmo u otro pasaje acerca de la adoración—ejemplo el Salmo 95:1-6)
Oración de invocación

El cantar de Salmos

(Se cantan los Salmos con o sin instrumentos)

Lectura del Antiguo Testamento

(Lo ideal era leer cada libro del Antiguo Testamento, un capitulo cada domingo)

Oración pastoral

(Oración amplia—Miré El Directorio para la Adoración Pública de Dios el sección De la Oración Pública antes del Sermón)

Lectura del Nuevo Testamento

(Lo ideal era leer cada libro del Nuevo Testamento, un capitulo cada domingo)

Sermón

(Explicativo y experiencial)

Oración

Administración de Las Ordenanzas

(Las Ordenanzas siempre van después de la Palabra predicada. Bautismo o Santa Cena va aquí)

El cantar de un Salmo

Doxología

Oración de despedida

La Bendición

Los puritanos tenían la libertad bíblica para poner más salmos para cantar, añadir otro pasaje de la Biblia para leer, por ejemplo los diez mandamientos, e incluir más oraciones. Pero no añadían otros elementos fuera de lo que se ve en el orden.