Carta de Ana Cervello a la señora Presidente

Carta de Ana Cervello, hermana del Rubén Andrés Cervello a la señora Presidente y todos nuestros gobernantes

SEGURIDAD PARA TODOS

No comprendo por qué no se hacen eco de los reclamos que día a día hacemos los ciudadanos de distintas formas pidiendo seguridad.

¿A quién creen que están destinados?

¿Acaso un tema tan importante no encuentra agenda en años y años de gestión?

Está visto que no es prioridad.

Si algo están haciendo, sepan que no alcanza, ni mucho menos!

No importa de qué “lado de la general Paz caiga el cuerpo”, o en qué provincia.

Usted gobierna nuestra Nación.

El 54% y el otro 46% también.

¿Tan difícil es modificar el caos en que vivimos? Si con su mayoría legislativa y sus maratónicas sesiones de madrugada consiguen promulgar casi “cualquier idea” en ley.

¿No se les ocurre nada contra la inseguridad?

Como abogada y mamá, ¿puede usted leer nuestro código penal, sin observar que carece de sentido común?

¿Le parecería bien unos años de castigo para quien le quite la vida a su hijo?

Cuando no vale nada la vida, muchos se atreven a robar, asesinar, violar. Si evidentemente los castigos y penas que les esperarían (por supuesto, en el mejor de los casos y casualidades de que fueran condenados), serían ínfimos comparados con el daño que producen.

Claro, y luego, o entrarían por una puerta y saldrían por la otra o se les permitiría la libertad a las dos terceras partes de su condena. Como regalo de buena conducta.

Mientras pueden gozar de una beca carcelaria para recibirse hasta de abogados “profesión a la que deberían estar inhibidos por su falta de moralidad- .

Parece broma, pero de muy mal gusto.

Entonces, con esas “reglas de juego”, son muchos los que deciden “correr el riesgo”.

Son demasiados los que optan por delinquir, robar, asesinar, violar.

Entonces cámbienle las reglas de juego!!! Que no les queden ganas de ser delincuentes!!!

¿Nos da lástima tener penas más duras? (razonables, yo diríaâ?Š)

¿Nos da lástima que cumplan sus condenas enteras?

¿Y QUÚ NOS DAN LAS VÍCTIMAS?

¿Por qué no tomamos ejemplo de los países con menor índice de delincuencia?

Nosotros vivimos entre rejas y miles de delincuentes andan sueltos.

¿Acaso el poder Ejecutivo, Legislativo y Judicial acepta compartir “el gobierno y el poder” con cada delincuente armado “que manda” en las calles?

Por omisión, SEPAN QUE YA LO ESTÁN HACIENDO.

En los últimos 5 años me han asaltado y/o intentado asaltar 8 veces.

No es una sensación.

Mi hermano hoy lucha hora a hora por su vida.

Es demasiado real y contundente para ser una “sensación de inseguridad”.

Si quiere Dios, puede hacer un milagro y conservarle la vida, ya lo hizo una vez cuando era pequeño contra todos los pronósticos médicos y hay miles de personas pidiendo a Dios por él.

Y si Dios quiere lo llevará, sé que irá al cielo, porque cree en Jesús.

Pero aunque ese sea mi consuelo, no los exime a ustedes de su responsabilidad.

Su inacción permite y promueve la delincuencia.

Los argentinos les pedimos algo, aunque suene básico:

Que combatan la delincuencia.

Que acaben con la inseguridad.

Que castiguen a los delincuentes.

DIOS Y LA PATRIA SE LO DEMANDAN

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WhatsApp chat