Volver a Estudios Bí­blicos

La Mariolatría

Con este documento, escrito hace varios años, se trata de explicar, lo mejor posible, el tema del Culto a Marí­a o Mariolatrí­a de la ICAR frente a lo que La Biblia enseña.

Espero sea de bendición y esclarecimiento.

LUX LUCET IN TENEBRIS

Pastor Mario Revel

 

LA MARIOLATRÍA

SEGÚN LA DOCTRINA ROMANA el culto es de tres clases: “dulía”, que es la veneración que se da a los santos y ángeles o a sus imágenes, y también a las reliquias; “hiperdulía” , veneración más alta, que se tributa a la Virgen María, y “latría”, que es la adoración que sólo corresponde a Dios. Por muy sutiles que sean las distinciones que se trata de establecer entre la veneración y la adoración en el culto, en la práctica no se puede observar diferencia alguna; siempre existe la misma actitud de oración, se quema el mismo incienso, se encienden las mismas velas, se hacen las mismas súplicas de ayuda, y es absurdo creer que detrás de todas estas mismas actitudes y estos mismos actos existe una diferencia en la mente de los adoradores ordinarios, en virtud de la cual el inclinarse ante las imágenes y orar a ellas no es acto de idolatría.

La iglesia católico-romana adora de hecho a María, la madre de Jesús, más que a Dios o a Cristo. El caso es bien patente en la recitación del rosario, en la que, como todo católico sabe, por cada un (1) padrenuestro se rezan diez (10) avemarías.

A Jesús se le llama el Juez Justo; a María, la Reina de Misericordia. En la bula de Sixto IV, que fue adoptada por el Concilio de Trento, se llama a María “Reina del Cielo que intercede ante el Rey, al que dio a luz.” Aunque Dios está listo a perdonar a los hombres, su justicia hace que él sea severo, al punto que hizo que su Hijo expiara nuestros pecados. El Hijo de Dios es también muy severo, y aunque se sacrificó a sí mismo y murió en la cruz, mandó que sus discípulos llevasen también sus cruces, y a su tiempo él ha de juzgar al mundo arrojando al castigo eterno del infierno a los que no han creído en él. Solamente María está llena de misericordia. El catolicismo romano atribuye a María la mayor parte de las características del Señor Jesús. La primera vez que se oró a María fue en el siglo cuarto, y durante el siglo quinto la mariolatría estaba ya en todo su apogeo. La iglesia de Roma observa catorce fiestas que están dedicadas a María en todo el mundo; se la recuerda todos los sábados y se le dedica todo el mes de Mayo. Además de todo esto hay otras muchas fiestas en su honor de carácter local.

Nosotros no podemos menos que estimar en mucho a María, honrándola como modelo de todas las madres, pues fue escogida por Dios para ser madre del Señor Jesús. Pero el mismo Señor Jesús dijo con toda claridad: “Al Señor tu Dios adorarás, y a él solo servirás” (Mateo 4:10). Si esto es así, adorar a María es un error, y eso no puede agradar a Dios.

En ninguna parte de la Escritura dice que se tribute culto a María, y mucho menos se ordena que se haga.

Los Magos adoraron al niño, pero no a María (Mateo 2:11).

Al referirse juntamente a Jesús y a María, la Biblia siempre pone primero a Jesús (Mateo 2:11, 13, 14, 20 y 21).

María misma declaró que era pecadora y necesitaba un Salvador (Lucas 1:46, 47).

La última referencia que se hace a María se halla en Hechos 1:14.

En ese tiempo María estaba orando con fervor y en unión con los otros creyentes, como uno de ellos.

En otros libros del Nuevo Testamento se trata con frecuencia el asunto de la salvación, pero nunca se la conecta con María o se hace alusión a ella.

El Apocalipsis hace referencia a los salvados en la gloria, al “Cordero, como inmolado… que estaba sentado en el trono” (Apocalipsis 5:6,7), al ejército de los que alaban (Apocalipsis 5:7-14), a los doce fundamentos de la ciudad, en los que estaban los nombres de los doce apóstoles del Cordero (Apocalipsis 21:14), pero nunca se hace ni una sola referencia a María.

Como después de Hechos 1:14 no se hace referencia alguna a ella ni en las Escrituras ni en la primitiva iglesia, es muy posible que esto estuviera en los designios de Dios, a causa del grave error de los que en los días venideros la habían de llamar “Madre de Dios,” y la habían de adorar y dirigirle sus oraciones.

El Señor Jesús es el único Salvador, que quiere y tiene abundante poder para salvarnos (Hechos 4:12; Hebreos 11:17 y 10:25), de modo que no hay necesidad de la intercesión de María.

Los versículos de la Escritura que hablan del mediador entre Dios y los hombres no sólo no la mencionan a ella, sino que por el contrario la excluyen expresamente, diciendo: “Hay un Dios, asimismo un mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre” (1 Timoteo 2:5; Hebreos 8:6; Hebreos 9:15 y 1 Juan 2:1).

Los católico-romanos llaman a María “la Madre de Dios.” Como Dios es un Espíritu infinito y eterno, llamarla “Madre de Dios” es un absurdo. Ella fue la madre del “hombre Cristo Jesús.” Elisabet la llamó “la madre de mi Señor” (Lucas 1:43, cf. vers. 35), pero esto dista mucho de “Madre de Dios.”

La iglesia romana pensó que María podría ejercer influencia en el Señor Jesús, como muchas madres ejercen influencia en sus hijos, y por eso la considero como mediadora; pero la relación que existe entre las madres ordinarias y sus hijos no puede compararse con la relación que existe entre María y el Hijo de Dios resucitado, y hay pasajes que demuestran que, desde el momento que el Señor comenzó su ministerio, ni María ni ningún otro miembro de la familia tuvo injerencia en su trabajo aun en la tierra. María intentó hacerlo tres veces, pero en las tres se lo impidió el Señor.

En la ocasión en que visitó el templo cuando era niño (Lucas 2:48, 49).

En las bodas de Caná de Galilea (Juan 2:3, 4).

En Capernaum, cuando estaba predicando (Marcos 3:31 y 33, cf. Mateo 12:50).

  • A la mujer que le dijo: “Bienaventurado el vientre que te trajo y los pechos que mamaste,” él le contestó: “Antes bienaventurados los que oyen la palabra de Dios, y la guardan” (Lucas 11:27, 28). El Señor no dijo que su madre no era bienaventurada en su relación con él como madre, sino que la bienaventuranza de los que guardan su palabra es aun mayor. Este versículo demuestra cuan equivocada está la iglesia de Roma al exaltar a María como lo ha hecho.

  • No hay camino alguno para llegar hasta Dios (Juan 14:6), aparte de la obra de redención que nuestro Señor Jesús consumó en la cruz (Hebreos 10:20). Por consiguiente, orar a María no solamente es inútil, sino blasfemo (Juan 2:4).

  • Al orar a María, el que ora dice: “Ten misericordia de nosotros, pecadores;” pero en el plan de salvación de Dios, María no ocupa lugar alguno fuera del de madre humana de Cristo. Cuando el ángel hablo a José y a María, les dijo; “Parirá un hijo, y llamará su nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados” (Mateo 1:21). Nótese el énfasis en el pronombre ÉL.

  • No hay necesidad de que ser alguno humano o ángel haga recordar al Señor la promesa que hizo al decir: “Al que a mí viene, no le echo fuera” (Juan 6:37; Mateo 11:28).

  • El orar a María implica desconfianza en la Palabra de Dios: “Dios encarece su caridad para con nosotros, porque siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” (Romanos 5:8; Efesios 2:4, 5).

  • Antes de que existiera la iglesia católico-romana, las antiguas religiones paganas tenían ya sus “madres misericordiosas,” por ejemplo, la diosa Kuanyin del budismo, y la “reina del cielo” de los babilonios. (Jeremías 7:18; 44:15-23 y 25).

  • Se ha calculado que por término medio hay decenas de millares de personas por segundo orando a María en todas las lenguas. Como ella no es más que un ser humano, ¿Cómo puede ella escuchar estas innumerables oraciones año tras año, día y noche, sin interrupción? Solo Dios lo puede hacer, y ¡alabado sea él! porque así es.