Volver a Estudios Bí­blicos

El Arminianismo: Cinco puntos de una contradicción

Los maestros tienen mucha influencia sobre los alumnos. El que Pablo haya sido “…instruido a los pies de Gamaliel…” tuvo mucho que ver con su ministerio posterior en la Gracia. Gamaliel era un buen maestro de la Ley judaica, Pablo aprendió la Ley de un buen maestro. Cuando fue llamado por Dios a la Gracia, entonces pudo comprender verdaderamente el propósito de la Ley.

Corría el año 1575, un joven de Utrecht, en los Países Bajos, quien había quedado huérfano de padre y madre, fue enviado por amigos a la ciudad de Leiden a estudiar Teología. Uno de sus profesores, Johann Kolman, decía que el Dios que presentaba el Calvinismo era “un tirano y un verdugo”. Esa enseñanza influyó mucho en el joven estudiante. Pasó el tiempo, y en 1603 ese joven era nombrado profesor de Teología en la misma Universidad de Leiden donde estudió. El alumno se convertía en maestro. Jacobo Arminio ahora enseñaba a otros lo que había aprendido en aquellas aulas. Arminio elaboró un sistema teológico opuesto al Calvinismo, había sido influenciado por su maestro. Sus primeros seguidores, fueron los que desarrollaron su teología en 1610, un año después de su muerte.

Ellos elaboraron un documento nombrado REMONSTRANT (pliego de protesta) donde reunían en cinco puntos la base de la escuela teológica fundada por su maestro, Jacobo Arminio.

Ocupa nuestro tema el exponer los cinco puntos del Arminianismo, con su respectivo análisis a la luz de la Biblia y del sentido común. Lo único que queremos demostrar es que varios postulados del Arminianismo no están bíblicamente sustentados y, aun más… que son una contradicción entre ellos mismos.

PUNTO #1  Dios, por un eterno e inmutable propósito en Jesucristo su Hijo, antes de la fundación del mundo, había determinado salvar, de la raza caída y pecaminosa de los hombres, en Cristo, por causa de Cristo y a través de Cristo a aquellos quienes, a través de la gracia del Espíritu Santo, creyeran en éste su Hijo Jesús, y perseverasen en la fe, por medio de esta gracia, hasta el fin; y, por otra parte, dejar a los incorregibles e incrédulos en pecado y bajo ira, y condenarlos como separados de Cristo, según la palabra del Evangelio en Juan 3:36: “El que cree en el Hijo tiene vida eterna; y el que no cree en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios permanece sobre él”, y también según otros pasajes de la Escritura.”

Cuando leemos esto superficialmente parece ser de alto contenido bíblico, pero no es así. El Arminianismo plantea que el hombre es escogido por Dios sobre la base de lo que vio Dios en ese hombre. Dios tiene que ir a la Historia, a los hechos de un hombre para “ver” si este hombre cree y persevera, entonces lo escoge para salvación. Eso no es bíblico. Si Dios tiene que escoger a un hombre por lo que ese hombre hará, ¿es soberano Dios? ¿de quién entonces es la Salvación, del hombre, o de Dios? Prácticamente se puede decir que ese hombre se salvo por sus méritos y  esfuerzos, no por la Gracia de Dios. Además, si Dios tiene que ir al futuro, a la historia de un hombre para ver lo que ese hombre hará respecto a Él, y ese hombre se va a salvar… entonces, ¿para qué escogerlo?

La perseverancia de un creyente NO ES LA BASE de su Salvación, sino la EVIDENCIA. Los creyentes perseveran porque son salvados, no son salvados porque perseveran, eso es lo que esta en la Palabra de Dios. ¿Para que Dios determina salvar a quienes ya son salvos porque creyeron y perseveraron por decisión personal?

Según 2 Tesalonicenses 2:13 “…de que Dios os haya escogido desde el principio PARA salvación…” la elección de Dios es PARA salvación, no porque IBAS A SER salvo. Efesios 1:4 dice: “…según nos escogió en Él, antes de la fundación del mundo PARA QUE FUÉSEMOS santos y sin mancha delante de Él…” La elección de Dios es PARA QUE FUÉSEMOS, no porque ÍBAMOS A SER. El tiempo verbal de estos textos echa por tierra la doctrina arminiana que el hombre es escogido por Dios porque Él vio en el futuro que ese hombre iba a ser salvo. El Arminianismo plantea que Dios se propuso salvar a quienes Él previó creyeran y perseveraran. Eso es como decir que Dios estaba en las gradas de un stadium presenciando una carrera, y dijo: “YO LE VOY AL QUE GANE.” Es una doctrina por completo antibíblica, muy sutilmente elaborada que confunde a quienes no escudriñan las Escrituras. La Palabra de Dios a través del apóstol Pablo contradice este primer punto cuando dice en Romanos 9: 11-13 “…(PUES NO HABÍAN AUN NACIDO, NI HABÍAN HECHO AUN NI BIEN NI MAL, PARA QUE EL PROPÓSITO DE DIOS CONFORME A LA ELECCIÓN PERMANECIESE, NO POR LAS OBRAS SINO POR EL QUE LLAMA.) SE LE DIJO: EL MAYOR SERVIRÁ AL MENOR, COMO ESTA ESCRITO: A JACOB AMÉ, MAS A ESAÚ ABORRECÍ…” 

Veamos ahora las palabras de Juan Wesley, en uno de sus sermones: “Dios, mirando a todas las edades desde la Creación hasta la consumación, y viendo de una vez todo aquello que está en los corazones de los hijos de los hombres, conoce cada uno que cree o no cree en cada edad o nación. Sin embargo, lo que Él sabe, ya sea fe o incredulidad, de ninguna manera es causado por su conocimiento. Los hombres son tan libres en su creer o no creer como si Dios no lo supiera del todo…”

Si alguien lee estas palabras superficialmente, no notará nada errado, pero si profundiza se da cuenta que de esta forma arminiana de ver la revelación bíblica, Dios NO SABÍA EL FUTURO, TUVO QUE IR A VER LO QUE OCURRIRÍA PARA ENTONCES HACER UNA ELECCIÓN TIRANDO POR TIERRA LA SOBERANÍA Y LA OMNISCIENCIA DE DIOS. Esta peligrosa enseñanza también es propuesta por el TEÍSMO ABIERTO: que Dios no conoce el futuro.

Pero todavía no terminamos con este punto… si algún arminiano trata de decir que Dios sí sabía desde la eternidad quienes se salvarían y quienes nunca creerían yéndose por ende al infierno, entonces estamos en presencia de que el Arminianismo, cuando es analizado en profundidad esta de acuerdo con el HIPERCALVINISMO que plantea la doble predestinación, o sea, que Dios creo seres humanos destinados a ser condenados, algo que el Calvinismo condena como antibíblico. En conclusión, el Arminianismo apoya lo mismo que condena: una total contradicción.

 PUNTO #2.-  “ En conformidad con esto, Jesucristo, el Salvador del mundo, murió por todos los hombres y por cada hombre, de modo que ha obtenido para todos ellos, por su muerte en la cruz, redención y el perdón de los pecados; sin embargo, nadie realmente goza de este perdón de los pecados excepto el creyente, según la palabra del Evangelio de Juan 3:16, “De tal manera amó Dios al mundo que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él crea no se pierda, mas tenga vida eterna.” Y en la Primera Epístola de Juan, 2:2: “y Él es la propiciación por nuestros pecados; y no sólo por los nuestros, sino por los del mundo entero.”

En este punto el Arminianismo dice que Jesucristo OBTUVO salvación para todos los hombres, para toda la humanidad, esta doctrina se conoce como UNIVERSALISMO. Ahora bien, sólo es perdonado el que cree. Si es así, entonces la salvación no es OBTENIDA, sino es una salvación EN POTENCIA. La salvación sera obtenida por el hombre cuando crea. La Biblia enseña que Jesucristo murió vicariamente, o sea, en sustitución de los pecadores. Según la doctrina arminiana, Cristo pagó por los pecados de personas que nunca se van a salvar porque no creerán, en otras palabras, miles de personas irán al infierno a sufrir un castigo eterno por los pecados que ya Cristo pagó. La Biblia enseña que NINGUNO de los pecadores por los que Cristo murió ira al infierno, porque la muerte de Cristo fue una muerte EFICAZ, o sea, que cumplió totalmente el objetivo para lo cual fue. TODAS las ovejas del Señor oirán su voz, el Buen Pastor conoce a cada una de SUS ovejas, y dará su vida por SUS ovejas, (LEER AQUI JUAN 10: 11-15) ¿Como es posible que un hombre vaya al infierno a pagar por los pecados que Cristo ya pag+o?

¿Si Cristo murió, SUSTITUTAMENTE, por un pecador, entiéndase, EN LUGAR DE ÉL (muerte vicaria), para salvarlo,… cómo, de pronto, ese mismo pecador se va directo al infierno a sufrir un castigo del cual ya fue salvado?

El Universalismo del Arminianismo, es una contradicción, cuando se compara con La Palabra de Dios.

PUNTO #3.- : “El hombre no tiene por sí mismo gracia salvífica, ni por la energía de su libre voluntad, en la medida en que, en el estado de apostasía y de pecado, no puede de sí y por sí ni pensar, ni desear, ni hacer cosa alguna que sea verdaderamente buena (como lo es eminentemente una fe salvífica); sino que está necesitado de ser nacido de nuevo de Dios en Cristo, a través de su Espíritu Santo, y de ser renovado en entendimiento, inclinación o voluntad, y en todas sus facultades, para que pueda rectamente entender, pensar, desear y efectuar lo que es verdaderamente bueno, según la Palabra de Cristo, Juan 15:5, “Sin mí nada podéis hacer.”

En este punto  todo esta de acuerdo a la Biblia. Está en el medio de los cinco puntos de la teología arminiana. Eso lo mantiene como una “buena teología” dentro de la fe evangélica, haciendo que muchos piensen que todo esta bien. Sin embargo, el punto #3 es el que hecha por tierra todo el sistema de teología arminiano,  es el “caballo de Troya” que tiene el Arminianismo.

Si la FE SALVADORA depende de la REGENERACIÓN, y esta depende de Dios, en la cual Dios regenera al hombre sin intervención humana (Juan 1:12,13). El hombre no puede creer hasta que no esté regenerado, y esto sólo lo hace Dios.  Entonces el Arminianismo no puede quedar en pie como sistema teológico. Es una completa contradicción.

PUNTO #4.- Esta gracia de Dios es el comienzo, la continuación y la culminación de todo bien, aun hasta el punto de que el mismo hombre regenerado, sin gracia previniente, asistente, despertante, siguiente y cooperativa, ni hará lo bueno ni soportará ninguna tentación al mal; de modo que todas las buenas acciones o movimientos que puedan concebirse deben ser adjudicadas a la gracia de Dios en Cristo. Pero en lo que respecta al modo de operación de esta gracia, no es irresistible, en la medida en que está escrito acerca de muchos, que han resistido al Espíritu Santo, Hechos 7 y en muchos otros lugares.”

Aquí todo empieza muy bien, la primera parte está acorde con La Palabra de Dios pero, en la segunda parte, se echa todo a perder. El Arminianismo plantea aquí que el hombre es regenerado por Dios para que crea, pero una vez regenerado puede resistirse a salvarse, o no aceptar la gracia de Dios. El Arminianismo dice que los hombres pueden ser regenerados por el Espíritu Santo, y después andar por el mundo oponiéndose a la Gracia salvadora de Dios, y a toda la obra de Dios, o sea, en otras palabras, el Espíritu Santo regenera el corazón de hombres que van a seguir siendo pecadores y enemigos de Dios. El Arminianismo vuelve a hacer gala de su desconocimiento de la Palabra de Dios, la Biblia dice que TODOS los hombres sin regenerar resisten a Dios y son desobedientes a la voluntad de Dios LEER TEXTOS AQUI. Por lo tanto, podemos concluir en este punto, que el Arminianismo plantea que la regeneración y el nuevo nacimiento que produce el Espíritu Santo en un hombre, pueden ser resistidos por éste, y seguir siendo enemigo y opositor a Dios. Es como si el Espíritu Santo estuviera cambiando el corazón de piedra de muchos hombres por un corazón “de carne”, dando vida espiritual, regenerando, y al final… esos hombres no quieren saber de Dios, prefieren irse al infierno que estar con Dios. La Biblia dice todo lo contrario, dice que si un hombre es regenerado por el Espíritu esa oposición a Dios cesa, y aunque en momentos de su vida pueda flaquear y pecar eventualmente, al final, todo hombre regenerado volverá a Cristo arrepentido y estará con Él por la eternidad. La Biblia dice que si un hombre es regenerado por el Espíritu, nace de nuevo y no va a la perdición sino a la vida eterna (LEE AQUÍ REFERENCIA BÍBLICA) …y, como pudieron ver en este texto biblico de referencia: NINGUNO, DE LOS QUE EL PADRE DIO AL HIJO, ENTIÉNDASE, LOS ESCOGIDOS… NINGUNO VA A LA PERDICIÓN, SINO QUE TIENE LA VIDA ETERNA. El día que los pocos testigos que había en el Monte Calvario escucharon de la temblorosa voz del Señor “CONSUMADO ES”… se firmaba con sangre la Vida Eterna de TODOS los escogidos de Dios. Por lo tanto, ¿cómo es posible que un hombre que sea regenerado por el Espíritu para Salvación, decida por si mismo que va para el infierno? La Salvación de Dios también es eficaz porque la sangre preciosa del Cordero no puede ser pisoteada.

PUNTO #5.- “Aquellos que son incorporados a Cristo por una fe verdadera, y así se han tornado partícipes de su Espíritu vivificante, tienen por esto capacidad plena para resistir contra Satanás, el pecado, el mundo y su propia carne, y para obtener la victoria; quedando bien entendido que es siempre a través de la gracia asistente del Espíritu Santo; y que Jesucristo los asiste a través de su Espíritu en todas las tentaciones, les extiende su mano, y si sólo ellos están dispuestos para el conflicto, y desean su ayuda; y no están ociosos, les guarda de caer, de modo que ellos no pueden, por argucia o poder alguno de Satanás, ser extraviados o arrebatados de las manos de Cristo, según la Palabra de Cristo, Juan 10:28, “Ninguno las arrebatará de mi mano.” Pero sí ellos pueden, por negligencia, abandonar los primeros principios de su vida en Cristo, retornar al presente mundo malo, apartarse de la santa doctrina que se les entregó, perder una buena conciencia, [y] tornarse privados de la gracia, esto debe ser determinado a partir de la Santa Escritura, antes de que nosotros mismos podamos enseñarlo con plena persuasión de nuestras mentes.”

Tal parece que los arminianos que elaboraron este documento dejaron para el final el punto de mayor contradicción, lo mejor para el final. En el PUNTO #1 dijeron que Dios se había propuesto salvar a quienes creyeran y perseveraran, una elección PREVISTA. Ahora dicen que no están seguros si los creyentes perseveraran o no. No es seguro que perseveren. El haber utilizado el texto de Juan 10:28 “…ninguno los arrebatara de mi mano…” hace todavía más contradictorio este sistema de doctrina consigo mismo. Al final dice que si los creyentes por fin se pierden, y caen de la gracia perdiendo la salvación que un día tuvieron, debe ser “…determinado por la Santa Escritura…”

¿No dijeron ellos mismos que Dios determinó salvar a hombres que Él vio que iban a creer y perseverar? ¿cómo ahora, al final, pierden la salvación?

¿Si acaban de decir con la Escritura que “…nadie los arrebatara de mi mano…” como al final dicen que si el creyente cae de su gracia salvadora, y pierde la Salvación otorgada, “…debe ser determinado por la Santa Escritura…”?

Estimado lector, hemos demostrado que el Arminianismo como sistema de doctrina no puede quedar en pie por dos cosas: por estar en contra de la revelación bíblica, y por las agudas contradicciones que tiene el sistema en si mismo. Una casa dividida contra si misma, no permanecerá. Son palabra de Jesús.

El Arminianismo como sistema de doctrina sólo una cosa le ASEGURA al pecador: la inseguridad de su salvación. Este sistema de doctrina en vez de llamarse Arminianismo bien puede llamarse “INSEGURISMO”.

Esta forma de doctrina se ha introducido sutilmente en todas las iglesias evangélicas, y muchos creen que lo que expone el Arminianismo es lo correcto porque lo dijo el Teólogo Don Fulano de Tal, muy conocido entre los evangélicos, o quizás porque “suena” bien lo que dice. No todo lo que “suena” bíblico, es bíblico, o quizás peor aun, porque eso es lo que se ha dicho durante años y nadie ha puesto objeción… Hay muchos que se sienten tristes porque alguien les dijo que se cayeron de la gracia que un día tuvieron, hay otros que se creen condenados porque perdieron la salvación que un día tuvieron, y otros levantan sus manos con gozo al cielo creyendo un doctrina mezclada donde hay de todo. Adoran a un Dios Soberano pero en el fondo de sus corazones, casi en un susurro su alma le dice al oído: “EL TE SALVA, PERO TU FUISTE QUIEN LO ACEPTÓ”. Necesitamos clarificar lo que creemos. No porque vamos a ser más salvos, sino porque vamos a disfrutar más la vida cristiana y nuestra adoración va a ser mucho más intensa, dando toda gloria al Señor, por ser El Autor y Consumador de la Fe.

Fuente: iglesiando . com

#SóloEscritura #SóloGracia #SóloFe #SóloCristo #SóloaDiosGloria
#SanaDoctrina – Iglesia Bautista Reformada