Volver a Biografías

Dietrich Bonhoeffer

Mártires del Siglo XX - Abadía de Westminster

Mártires del Siglo XX – Abadía de Westminster


Dietrich Bonhoeffer

Dietrich Bonhoeffer

“La Iglesia permanecía muda, cuando tenía que haber gritado… La Iglesia reconoce haber sido testigo del abuso de la violencia brutal, del sufrimiento físico y psíquico de un sinfín de inocentes, de la opresión, el odio y el homicidio, sin haber alzado su voz por ellos, sin haber encontrado los medios de acudir en su ayuda. Es culpable de las vidas de los hermanos más débiles e indefensos de Jesucristo” Dietrich Bonhoeffer.

Dietrich Bonhoeffer nació el 4 de febrero de 1906 en Breslau, Alemania (hoy Wroc?aw, Polonia) en el seno de una familia de la alta burguesía prusiana que integraba la élite cultural berlinesa: los Bonhoeffer. Fue un pastor y teólogo luterano que participó en el movimiento de resistencia contra el nazismo. Bonhoeffer fue arrestado y encarcelado. Acusado luego de formar parte, mientras estaba preso, en los complots planeados por miembros de la Abwehr (Oficina de Inteligencia Militar) para asesinar a Adolf Hitler tras el fallido intento de asesinato del 20 de julio de 1944, Bonhoeffer murió colgado el 9 de abril de 1945.

Su padre fue el profesor de psiquiatría y neurología Karl Ludwig Bonhoeffer y su madre, la pianista Paula von Hase, era nieta del teólogo Karl von Hase (predicador de la corte del Kaiser Guillermo II) y su madre, Klara von Hase quien había sido pupila de Clara Schumann y Franz Liszt, tomó parte en la educación de sus ocho hijos (Karl, Walter, Klaus, Dietrich, Ursula, Christine -o Christel-,Sabine y Susanne).

La familia se mudó a Berlín en 1906, donde su padre ocupó la cátedra más importante de psiquiatría y neurología de Alemania. El teólogo Adolf von Harnack (que luego sería su maestro en la Universidad de Tubinga) era vecino de ellos y Dietrich, a los 8 años de edad, vivió los horrores de la Primera Guerra Mundial, en la que murió uno de sus hermanos y tres primos.

Dietrich Bonhoeffer estudió en el Gymnasium de Grunewald junto a su hermano Klaus y Hans von Dohnanyi, hijo del compositor Ern? Dohnányi, quien se casó con su hermana Christine (son los padres del famoso director de orquesta Christoph von Dohnányi y del socialdemócrata Klaus von Dohnanyi, alcalde de Hamburgo entre 1981-88).

A los 17 años comenzó sus estudios de teología en la Universidad de Tubinga y 2 años después los continuó en la Universidad de Berlín donde ,en 1927, a la edad de 21 años, se doctoró con la tesis Sanctorum Communio, a la cual el teólogo Karl Barth consideró como un milagro teológico.

Doctorado se trasladó a Barcelona, para trabajar en la Iglesia Luterana en Barcelona, posteriormente de regreso en Berlín, presenta en 1930 su tesis de habilitación titulada Akt und Sein: Traszendentalphilosophie und Ontologie in der systematischen Theologie (Acto y el Ser: Filosofía Trascendental y Ontología en la Teología Sistemática). Como aún era muy joven para ser ordenado, aprovecha para viajar en ese año a Nueva York para tomar algunos cursos de especialización en el Union Theological Seminary. Finalmente, el 11 de noviembre de 1931, a la edad de 25 años, es ordenado como pastor luterano.

En la Universidad de Berlín enseñó Teología y escribió varios libros. Opuesto firmemente al nazismo y a la claudicación de las iglesias alemanas frente a Hitler, se vio implicado, junto con Karl Barth, Martin Niemöller y otros, en el establecimiento de la Bekennende Kirche (Iglesia Confesante o Iglesia de la Confesión, de teología luterana pero no oficial). En abril de 1933, en una conferencia ante los pastores berlineses, Bonhoeffer insistió en que la resistencia política se hacía imprescindible. Entre finales de 1933 y 1935 sirvió como pastor de dos iglesias protestantes germanoparlantes en Londres.

Dietrich Bonhoeffer - Westminster

Dietrich Bonhoeffer – Westminster

Volvió a Alemania para encabezar un seminario ilegal para pastores de la Iglesia Confesante, en Finkenwalde, Pomerania (hoy Szczecin, Polonia sobre el río Oder), donde recibió el apoyo incondicional de la condesa Ruth von Kleist Retzow. Allí conoció a la nieta de esta, Maria von Wedemeyer, que sería su prometida.

Regresó a los Estados Unidos brevemente y retornó a Alemania en uno de los últimos barcos que hicieron la travesía antes del comienzo de las hostilidades.

La Gestapo clausuró el seminario en 1937 y le prohibió predicar, enseñar y finalmente hablar en público. El seminario funcionó entonces en el estadio von Blumenthal de Gross Schlönwitz, pero fue nuevamente cerrado al estallar la guerra. La resistencia, con la que colaboraba Bonhoeffer, era activa desde antes de la Segunda Guerra Mundial. Durante este período, Bonhoeffer mantuvo estrechos contactos con Carl Friedrich Goerdeler y trabajó mano a mano con numerosos opositores a Hitler.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Bonhoeffer desempeñó un papel clave de acaudillamiento en la Iglesia de la Confesión, que se oponía a las políticas antisemitas de Hitler. Estaba entre aquellos que apelaban a la abierta resistencia de la Iglesia al tratamiento que Hitler daba a los judíos. Aunque la Iglesia de la Confesión no era grande, representaba un foco considerable de oposición cristiana al régimen nazi en Alemania.

En 1939 se unió a un grupo clandestino de la resistencia, que incluía militares de alto rango con base en la Abwehr, Oficina de Inteligencia Militar, quienes, encabezados por el almirante Wilhelm Canaris, querían derrocar el régimen nacionalsocialista de Hitler.

Lo arrestaron en abril de 1943, después de que condujera hacia él el dinero del Proyecto 7, usado para ayudar a judíos a escapar a Suiza. Fue acusado de conspiración y encerrado en la cárcel de Tegel, en Berlín, durante un año y medio. Las cartas a su novia Maria von Wedemeyer y las visitas permitidas constituyen los más importantes testimonios de su paso por la cárcel, donde comenzó a escribir su libro Ática, inconcluso y rescatado por su amigo y biógrafo Bethge.

Tras el complot infructuoso del 20 de julio de 1944, Bonhoeffer fue acusado de complicidad por sus conexiones con los conspiradores, algunos de los cuales eran familiares suyos, como su tío, el comandante de la ciudad de Berlín, Paul von Hase, ejecutado el 8 de agosto de 1944.

El 8 de octubre fue trasladado a la prisión de la Gestapo en la calle Prinz-Albrecht para interrogarlo y el 7 de febrero de 1945 al campo de concentración de Buchenwald. En abril de 1945 fue llevado al Campo de concentración de Flossenbürg.

El 8 de abril de 1945 bajo órdenes de Ernst Kaltenbrunner, en corte marcial se condenó a la horca a Dietrich Bonhoeffer, a su cuñado Hans von Dohnanyi (ejecutado al día siguiente en Sachsenhausen), a los Generales Hans Oster y Friedrich von Rabenau, a Theodor Strünck, al juez Dr. Karl Sack, al Capitán Ludwig Gehre y al almirante Wilhelm Canaris.

En el amanecer del 9 de abril, Bonhoeffer, que el día anterior (domingo de cuasimodo) había dirigido un servicio religioso a petición de los demás presos, fue ejecutado en la horca. Debió desnudarse para subir al cadalso. Sus últimas palabras fueron “Este es el fin; para mí el principio de la vida”. El doctor del campo (testigo de la ejecución) anotó “Se arrodilló a rezar antes de subir los escalones del cadalso, valiente y sereno. En los cincuenta años que he trabajado como doctor nunca vi morir un hombre tan entregado a la voluntad de Dios”. Su cuerpo fue incinerado.

También fue condenado por participar en la conspiración su hermano Klaus Bonhoeffer, que fue ejecutado en Berlín junto a doce conspiradores entre ellos Rüdiger Schleicher y Friedrich Justus Perels.

Bonhoeffer es considerado mártir de la fe; absuelto de cualquier crimen por el gobierno alemán a mediados de los 90.

Una frase muy citada de uno de sus libros más leídos, “El precio de la gracia”, 1937, prefiguraba su muerte. “Cuando Cristo llama a un hombre, lo invita a venir y morir”. Sus libros “Ática” (1949) y “Resistencia y Sumisión. Cartas y apuntes desde el cautiverio” (1951) fueron publicados póstumamente. “Cartas de amor desde la prisión” recogió la correspondencia con su novia, Maria von Wedemeyer.

Se ha debatido si hubo razones teológicas y políticas detrás de un supuesto cambio desde su pacifismo cristiano, que expuso a mediados de los años 30, hasta su pretendida participación en el plan de magnicidio de Hitler, según la acusación de sus verdugos. En realidad había pasado más de un año desde el encarcelamiento de Bonhoeffer, cuando algunos de los resistentes atentaron contra el Führer, sin que pueda probarse de ninguna manera que Bonhoeffer haya participado en el violento plan de los resistentes militares. 

Agente de Gracia

La Película “Agente de Gracia” narra el impactante testimonio de la vida de Dietrich Bonhoeffer.

Las cartas y papeles de Bonhoeffer desde la cárcel incluían sentencias vagas que han intrigado a muchos teólogos, incluyendo una referencia a un “cristianismo sin religión”. Decía, “Jesús nos llamó, no a una nueva religión, sino a una nueva vida”. Estas ideas han estimulado un movimiento teológico cristiano etiquetado como “Teología Secular” popularizado por el libro de Harvey Cox, “La Ciudad Secular”. Los teólogos cristianos desde Bonhoeffer han hecho hincapié en cómo construir una teología para lo que Bonhoeffer llamó “un mundo mayor de edad”, un mundo que desde la época del renacimiento ha ido dejando su adolescencia.

El obispo anglicano J.A.T. Robinson, refiriéndose a sus cartas desde la prisión, decía que Bonhoeffer estaba muy adelantado para su tiempo, y que posiblemente lo que escribió no se entienda apropiadamente de aquí a cien años. Varios libros han ayudado para acortar este trecho, entre ellos el del propio Robinson titulado “Sinceros para con Dios”.

Bonhoeffer es uno de los pocos teólogos reivindicados tanto por cristianos liberales como por conservadores. Fue además una personalidad de resonancia ecuménica. El teólogo y sacerdote jesuita español José Joaquín Alemany (1937-2001), quien fue en su tiempo el mayor conocedor y divulgador hispanoamericano de la vida y obra de este teólogo luterano, dice que Bonhoeffer ha sido una figura de gran importancia de la cual se han enriquecido de su acción y de su obra cristianos más allá de todas las fronteras confesionales. También el papa Pablo VI se refería a Bonhoeffer como una personalidad hondamente cristiana y cuya definición “Jesús, hombre para los demás” es válida para nuestro tiempo.

Se acepta universalmente que, con su muerte, el mundo perdió una de las mentes teológicas más profundas.

Bibliografía:

Robertson, E. H. Dietrich Bonhoeffer. Introducción a su pensamiento teológico, Editorial Mundo Hispano, El Paso (Texas), 1975, pág. 17.

Cartas de amor desde la prisión Cartas intercambiadas con su novia Maria Von Wedemeyer. Traducción de Dionisio Mínguez; Madrid: Editorial Trotta, 1997. ISBN 84-8164-203-7

Eberhard Bethge: Dietrich Bonhoeffer. Teólogo – Cristiano – Hombre actual, Bilbao: Editorial Desclóe De Brouwer, 1970. (BI 2.757-1970), p. 1245

Eberhard Bethge, Dietrich Bonhoeffer: A Biography, p. 927

José Joaquín Alemany: Resistencia o sumisión. El testimonio de Dietrich Bonhoeffer, Ediciones Documentas, Santiago 1988, p. 8

WhatsApp chat