Volver a Biografías

Diego Thompson

Apóstol de la instrucción primaria.

James Thompson (más conocido como Diego Thompson) fue un pastor Bautista y educador, escocés que recorrió Latinoamérica en el siglo XIX, para promover el sistema de educación lancasteriano en las nuevas naciones hispanoamericanas y para predicar el evangelio y los principios cristianos.

Thompson en su labor como misionero trajo la Biblia en la lengua de los pueblos americanos y promovió su lectura.

Nació en el puerto Creetow, al suroeste de Escocia en el condado de Dumfries and Galloway, el 1 de septiembre de 1788. Sus padres fueron William Thompson y Janet Burnet; él fue el tercer hijo de la pareja. Su padre fue director de una escuela y secretario del consistorio de la iglesia presbiteriana. James fue, durante unos años, copastor de una Iglesia Bautista en Edimburgo.

Estudió Idiomas y fue colportor (un difusor y vendedor Biblias y tratados) de la Sociedad Bíblica británica.

Durante las Guerras Napoleónicas entre Francia e Inglaterra, fueron encarcelados setenta oficiales franceses en el Castillo de Edimburgo, Thompson en su labor como pastor los visitó y les sirvió de intérprete. Después de la guerra, en 1817, su colega Roberto Haldane le pidió que lo acompañara en su labor misionera en Francia sin embargo se le cerró esa puerta y fijó su mirada en Sudamérica.

Se embarcó en 1818 desde la ciudad de Liverpool rumbo a Sudamérica, como misionero, para llevar el mensaje de Dios, y como educador para fundar escuelas publicas e implantar el Sistema Lancaster de educación creado por Joseph Lancaster (En el cual los alumnos más aventajados actúan como monitores para enseñar a leer y escribir a otros alumnos). Llegó al puerto de Buenos Aires el 6 de octubre de 1818 en tiempos en que las naciones hispanoamericanas luchaban por su independencia, estableció muchas escuelas públicas, por eso el Cabildo de Buenos Aires lo nombró Director General de Escuelas en reconocimiento a su labor.

También recorrió la ciudad de Montevideo donde estableció otra escuela. Promovió la lectura de la Biblia como libro de estudio. Empezó a predicar la palabra de Dios y repartió Biblias a la población, esto molestó a la Iglesia romana, ya que estaba prohibido que la Biblia fuera leída por el común de las personas, solo podían hacerlo los integrantes del clero, además, la Biblia protestante solo incluye los libros canónicos, es decir carece de los deuterocanónicos incluidos en las ediciones católicas.

En 1820 fue invitado a Chile por Bernardo O’Higgins, quien le ofreció 1.200 pesos anuales para que fundara escuelas públicas en Chile. Thompson aceptó la oferta. Llegó en julio en 1821 a Chile donde lo recibió el General O’Higgins. El Gobierno le entregó la capilla de la Real Universidad de San Felipe y la habilitó para su nuevo uso. El Nuevo Testamento sirvió como libro de estudio y comenzó a predicar sobre la Biblia y de Dios en los colegios.

Fundó dos escuelas en Santiago y una en Valparaíso durante el período del Gobernador Domingo Eyzaguirre. Thompson sufrió discriminación por parte del clero católico-romano por el hecho de ser “protestante”.

En 1822 el General José de San Martín lo llamó para que en Perú aplicara el mismo sistema de educación. Antes de retirarse a Perú, el 31 de mayo de 1822, O’Higgins le otorgó la ciudadanía chilena por sus importantes aportes a esa nación.

Llegó al puerto del Callao el 28 de junio de 1822 donde fue recibido por Bernardo de Monteagudo. Llegó a Lima y se entrevistó con San Martín, quien lo recibió amistosamente. El 6 de julio se creó la primera Escuela Normal del Perú y Thompson fue nombrado como su director. Por decreto de San Martín, publicado en la Gaceta Oficial el 6 de julio, se creó la Escuela Normal del Perú, y se designó a Thomson como su Director. El convento de Santo Tomás fue desalojado para que se fundara la nueva escuela. El decreto decía en sus fundamentos: “Sin la educación no hay sociedad”. Por eso el Día del Maestro, en Perú, es el 6 de julio.

Thompson distribuyó 500 biblias. Quiso traducir la Biblia a la lengua quechua para los peruanos que hablaban ese idioma y también al aymara. Tras el avance realista Thompson partió a Trujillo donde se trasladó el gobierno peruano. Después de ser liberada la capital, nombrado el Congreso y disuelto el Senado, Thompson regresó a Lima. Empezó a traducir el Nuevo Testamento al quechua y en 1823 ya había traducido las dos epístolas de Pedro y Hechos de los Apóstoles.

Thompson tuvo planes de fundar una escuela para mujeres. Conoció a Simón Bolívar que había llegado al Perú, eso fue muy favorable para Thompson porque Bolívar decretó que se establecieran escuelas públicas en cada capital provincial. Ya había terminado toda la traducción del Nuevo Testamento y había dejado el manuscrito en manos de un amigo. Pero la única imprenta estaba en el Callao, esto le imposibilitó imprimirlo y lamentablemente la traducción se perdió.

En 1824 viajó a la Gran Colombia donde fue recibido por el general Francisco de Paula Santander. Se instaló en Guayaquil a principios de octubre. Recorrió Quito, Popayán y Bogotá. En en marzo de 1825 fundó la Sociedad Bíblica Colombiana.

Regresó a Gran Bretaña a principios de abril y publicó: Letters on the moral and religious state of south America (Cartas sobre el estado moral y religioso de América del Sur).

Estando en Inglaterra, donde contrajo matrimonio con su prometida, se encontró con el ex-sacerdote boliviano, convertido al protestantismo, Vicente Pazos Kanki que estaba exiliado en Inglaterra y representando los asuntos de la Nueva Nación Andina, el sabía hablar quechua y aymara desde que era niño y aceptó la propuesta de Thompson de traducir el Nuevo Testamento, terminando la traducción en 1826. En 1828 fue publicado el Evangelio de Lucas.

En 1827, por orden de las Sociedades Bíblicas británicas, viajó a México, llega a Veracruz con su esposa el 2 de mayo llevando consigo 300 ejemplares de la Biblia y 1000 del Nuevo Testamento. Entabló amistad con el político liberal y sacerdote mexicano José María Luis Mora, dos meses después pidió a Londres otros mil ejemplares de la Biblia y 1000 del Nuevo Testamento. A pesar de que la iglesia católica prohibía la lectura de la Biblia algunos sacerdotes aceptaron la lectura de las Sagradas Escrituras y que se fundara la Sociedad Bíblica Mexicana. Mora dirigía el periódico El Observador de la República desde donde animó al pueblo a leer la Biblia y estudiarla.

Entre 1833 y 1837, Thompson, viajó por el mar del Caribe, visitó Haití donde recomendó a las Sociedad Bíblica en Londres traducir la Biblia al haitiano. Gracias a Thompson se fundó la Sociedad Bíblica de Haití, luego recorrió las Antillas. En Cuba regaló ejemplares de la Biblia a los esclavos negros, pero las autoridades acusaron a Thompson de incitarlos a revueltas, por lo que tuvo que irse a Canadá donde, en 1838, comenzó a evangelizar a los indígenas Chippewas. Continuó su labor misionera en España. Gracias a sus esfuerzos se fundó la Sociedad Española de Evangelización en 1855. En 1849 viajó a Inglaterra.

Diego Thompson falleció en Londres el 25 de febrero de 1854, a los 66 años.